21 de marzo de 2011

¡Alec Vulturi , porque tuviste que venir..!

Me desperté desorientada ,me tarde unos minutos recordar toda la escena de ayer con Sebastián ; enterarme que el chico que me gusta es un vampiro, que mi mejor amiga sabia  y se lo había guardado, que todo lo que creía de él pertenecía a otra especie; pero también recordé lo que Marcos dijo. Pensé que la locura de Georgiana se te pego. Entonces supe que no había porque estar enojada o tener miedo, si bien Sebastián era un vampiro el me lo recalco muchas veces solo se alimenta de animales; cuando no he comido yo un pollo o una asado de res. ¿Cuál sería la diferencia? y si se trataba por su fuerza, bueno digamos que tomaba mucho calcio. Bueno termine de meditar mientras me cambiaba escuche unos pasos en la cocina, sospeche que era Sebastián que intentaba prepararme algo de comer mientras me alistaba para ir al colegio; me cambie lo más rápido posible mientras trataba de encontrar una combinación, espero que lo haya logrado.
 Baje las escaleras y cuando abrí la puerta de la cocina, me di con la sorpresa que no era Sebastián, ni siquiera era Marcos; sino el vampiro que intento asesinarme ayer Alec Vulturi, no lo pensé dos veces y salí corriendo de la cocina, pero es más que obvio que él era más rápido y me atrapo, sentí que era la última vez que iba a respirar, sus ojos me hicieron recordar como tontamente yo le había provocado el día anterior y la palabra venganza estaba escrito en ellos.
-Hola Camilla, quien diría que la niña que intento ponerse a mi nivel estaría hoy tratando de escapar por miedo, es que acaso no somos iguales.
- No hace falta que seas sarcástico, ese estilo te queda fatal y si me vas hacer daño hazlo pronto porque  no me gustaría que te encuentres con Sebastián cuando aún no hayas acabado.- no sé cómo salió esa valentía o mejor dicho estupidez para amenazar a un vampiro como él.
-Oh! La pobre Camila espera por su héroe, haber lamento ser yo quien te de la noticia, pero Sebastián acaba de salir de viaje a salvar su vida ante mis amos.
- Estas mintiendo, él vendrá.- Si era verdad lo que Alec decía estaba muerta y mis ya mis nervios comenzaban a estallar.
-No me interesa lo que pienses y para que dejes de temblar… No te pienso matarte, pero te aviso que no es por no tener ganas, sino que esperare la respuesta de mis amos para realizar dicha acción.
- Entonces me dejaras viva y me llevaras al colegio.- Dios ese si fue un gran susto, pero me contento que respetara mucho a sus amos como para no matarme.
- Si, que rápido captas las noticias y te llevare al colegio porque también estudiare hay. No te agrada la idea, seremos compañeros de clase.
Salimos rápido en el auto, mientras el maneja a una velocidad muy fuera de lo normal, (iba a más de 120), intente poner un poco de música pero esas palabra me paralizaron. “Dudo mucho que te agrade salir por la calle sin una mano” – entonces comprende que la música no valía la pena como para sacrificar mi mano. Su mirada no se desviaba del camino, así que intente poner un tema de conversación, pero ahora que lo pienso no debí hacerlo las consecuencias fueron terribles… [
- A que le temen los vampiros Alec?
- Somos seres superiores como para temer a las  cosas que humanos como ustedes tendrían en sus vida.
- Entonces los licántropos no son su mayor miedo?- Se detuvo a tal velocidad que no me sorprendería si la bolsa de aire salía, no tardo en recobrarse y siguió manejando.
- Oh! Tu querido Sebastián te conto sobre su lastimosa perdida. Nosotros no le tenemos miedo a nada, los licántropos son vestían salvajes incapaces de controlarse y ponen en peligro solo el secreto de nuestro mundo, secreto que tu Sebastián te contó y por el cual esta pidiendo piedad por su vida a mis amos, ahora entiendes Camila, cuando den la orden de ejecutar a Sebastián la siguiente serás tú y te seguirá tu amiguita Georgiana y su amado Marcos.
- Quieres decir que si un humano se entera de este secreto lo matan, y al vampiro que rompió la regla, pero ustedes no tiene  ni siquiera un poco de agradecimiento por aquellos que lucharon junto a ustedes en aquella pelea contra esos licántropos, no respetarían siquiera su vida en agradecimiento.- Intente controlarme pero las lágrimas cayeron por mis mejillas y el rencor que sentía por la familia Vulturi estaba creciendo.
- Que astuta eres Camila, no entiendo porque no le caes a Victoria, si hasta piensan lo mismo, es la excusa que presentara Sebastián para salvar su vida y la tuya el agradecimiento, solo espero que Aro, Cayo y Marco, estén de humor para el agradecimiento, y ahora si me harías el favor de limpiarte esas lágrimas.
- Que desde cuando te importan las lágrimas de una humana, arrogante Vulturi.
- Créeme que lo disfruto es solo que ya legamos y si Marcos te ve así, le ira con el chisme a la familia y pensaran que te he lastimado y no quiero explicar que la pobre humana se puso sentimental cuando le comunique lo que le pasaría a su Sebastián; Sabes que lo único que me molesta de esta idea es que Victoria note mi alegría por su tristeza, lo entendiste es solo eso.
Él tenía razón ya habíamos llegado, baje del auto y alado mío estaba Marco como un especie de guardián, me miro y se dio cuenta de mis ojos, le escuche decir “Si me entero que la estabas torturando o lastimando te aseguro que tendrás tu pelea Alec”. Le dedique una sonrisa a Marcos y me dirigí a mi aula junto a él; me  dejo en la puerta y me dijo que le había comentado a Georgiana y que no la juzgará pues si ella me lo comentaba seria la excusa perfecta para los Vulturi el acabar con su familia…]  y Si no fue buena idea tratar de entablar una conversación con Alec Vulturi.

1 comentario:

Luz. dijo...

Hola!!
muy interesante el capitulo!!
tienes un premio en mi blog!!
besos...